Hoy era un día crucial en la historia del Taxi español. Hoy se ponía en entredicho un sistema diseñado para proteger los derechos del consumidor y usuario, y del sistema de bienestar público, la razón de ser de un sistema regulado en el transporte de personas.

Decir que sobre todo Élite Barcelona se siente orgullosa de que una organización joven y de humilde estructura como la nuestra, haya podido estar ahí aportando su grano de arena y defendiendo esos derechos fundamentales.

Orgullosos de 800 taxistas del AMB que no distinguen si la causa es local, autonómica o estatal, porque sólo piensan en dignidad y Taxi, hace pocos días también gracias a estos compañeros de Defensa Jurídica Taxi, pudimos colaborar en una acción jurídica conjunta con los compañeros de Plataforma Caracol, en defensa de los intereses del sector del Taxi, pocos meses atrás ayudaron también a impulsar el proyecto PIT.

Y ahí seguirá Élite Barcelona, en la brecha gracias a ellos, que en la sombra y lejos de fotos, reman de verdad, aportando económicamente y mojándose por muchos.

Hoy el sector del Taxi ha remado en una sóla dirección por parte de todas las organizaciones personadas, como no cabría ser de otra forma en defensa de la justicia y la protección de los derechos de los usuarios. Una abogacía del estado afortunadamente en la misma línea de contundencia y defensa de su propia legislación, como ya sucedió en la vista europea contra Uber.

En la otra parte nos encontramos con una división de posiciciones.

La parte que pretende la completa uberización del mercado representada por CNMC y Uber, quienes se mantienen firmes en la impugnación del ROTT y piden la liberalización total en el transporte de viajeros.

De otra parte están los que han venido a este juicio queriendo ser grandes, pero temiendo ser grandes, este es el caso de Cabify y Unauto y se acercan más a posturas de proporcionalidad medida a sus intereses, que en realidad son los del Taxi o tienen dudas sobre impugnar la habitualidad del 20%.

Posturas difusas en quienes se han juntado a comer con una bestia y ahora piden un comedero aparte porque temen que la bestia se los coma a ellos.

Hoy es un día para que la justicia nos diga cuánto de politizada está, porque nuestra lectura es clara, el sector del Taxi ha ganado en esta vista.

No existe base jurídica en la parte contraria, saben perfectamente que la ley LGUM no les aporta fundamento juridico alguno como para poder hacerse fuertes en ella, una ley que incluso exceptuaba claramente a Taxis y VTC’s, aún no habiendo existido esa excepción, tampoco parece el camino lógico querer cuestionar el reglamento de una ley específica apoyándose en una ley más genérica.

En estas circunstancias nuestro análisis es claro, estamos ante una escenificación de la parte demandante sin fundamento jurídico alguno, con dudosa legitimidad en cuanto a que el gobierno pueda hacerse el “hara kiri” con la espada de CNMC.

Estamos ante una escenificación en el terreno de lo politico y lo económico, la escenificación de pretender cambiar un modelo económico desde los juzgados y en base a una justicia que está bajo sospecha de direccionarse bajo parámetros políticos.

Crucemos los dedos, porque si únicamente se tratara de decir “visto para sentencia ” posiblemente lo estaríamos celebrando, pero sentimos no poder conformarnos con frases hechas, como “confiamos en la justicia”, “a la justicia no se la presiona” y demás frases que pasaron a la historia y que hoy día sólo son relleno de morralla informativa, a la justicia desgraciadamente se la presiona y no es desde el sector precisamente si no desde otro tipo de “instancias” e intereses.

Nosotros pensamos que la justicia está muy enferma en nuestro país, porque incluso nos lo dicen nuestros propios jueces y fiscales.

Sólo confiamos en que nuestro sector salga adelante en esta causa, porque se alineen los elementos necesarios para que así sea, no porque en nuestro pais exista ese equilibrio al que llaman justicia y que se supone universal y para todos.

POR Y PARA