ÉLITE TAXI BARCELONA INFORMA

23/12/2018

Nota Aclaratoria:

No podemos vivir permanentemente sujetos a mantras como el 1/30, porque hacerlo supone no tener conciencia real de como nuestro conflicto ha ido evolucionando en los últimos años.

Tan sólo hace un año, sucedió lo que todos estuvimos temiendo durante tanto tiempo, el TS sentaba jurisprudencia y concedía las primeras autorizaciones VTC solicitadas durante la ventana 2013/15, en ausencia del ROTT.

Posteriormente el propio TS en la demanda de CNMC contra la LOTT ratificaba, que el 1/30 era ley, un pronunciamiento que ha resultado hasta el momento un brindis al sol, puesto que está fundamentado en la proporcionalidad que marca el ROTT, pero que como todos hemos visto, no ha impedido que los tribunales hayan seguido concediendo aquellas autorizaciones solicitadas durante la ausencia de dos años del ROTT.

La proporción 1/30 a principios de año había sido rota de manera legal.

A mediados de año el AMB y ante lo que es una inminente invasión del sector VTC en suelo urbano, pone en funcionamiento la Licencia Municipal. Esta licencia municipal en ningún caso devolvía la proporción 1/30 entre VTC’s y Taxis, ni tampoco establecía la diferenciación entre sectores, esta licencia lo que pretendía es que se respetase la operatividad en suelo urbano a la proporción de 1/30, no pudiendo el resto de autorizaciones poder realizar servicios urbanos en el AMB y si en el resto de Catalunya.

Inmediatamente CNMC denuncia la licencia municipal y el TSJC reconoce unos derechos adquiridos sobre esas autorizaciones concedidas en la ventana 2013/15 y les reconoce la posibilidad de seguir realizando servicios urbanos, paralizando cautelarmente la licencia municipal.

Es en ese momento es cuando el sector inmediatamente sale a la calle en Junio, exigiendo soluciones. El 1/30 en ese momento ya parece una quimera difícil de solucionar, de hecho es una quimera desde noviembre de 2017 y ni tan siquiera la licencia municipal podía reestablecer globalmente la proporción, aunque si limitar su operativa en suelo urbano.

El gobierno tenía diferentes posibilidades:

– La primera atendiendo a las demandas del sector y través del RDL, ratificar las competencias de comunidades y ayuntamientos para regular el servicio de VTC en suelo urbano, y lo hizo.

– En segundo lugar, tenía que tomar una decisión sobre que hacer con el sector VTC.

Una posibilidad era atender, a los tribunales de justicia, reconocerles unos derechos adquiridos e indemnizarlos directamente con dinero público, algo que parecía una utopía, en un país donde está en conflicto la hucha de las pensiones, la sanidad pública, la educación, el rescate a los bancos, etc.

Otra posibilidad, era no reconocerles esos derechos adquiridos, reconocidos por los propios tribunales de justicia, sacarlos de suelo urbano sin indemnizarlos y enfrentarse posteriormente al sector VTC y a esa justicia bajo sospecha. Era la opción que todos hubiésemos querido, pero siempre fuimos conscientes que una abogacía del estado a las órdenes del PP durante siete años y cómplices activos del conflicto que vive el sector, no iba a defender al estado en esta causa. Ni aún habiendo existido una exigencia política, hubiese habido garantías de éxito por esta vía, a pesar de haber sido la más justa y valiente.

Finalmente la abogacía del estado tiró por el camino de en medio, ni se indemniza económicamente al sector VTC, ni se les deniegan unos derechos adquiridos, que les han sido otorgados por la justicia y ahí nace la moratoria. Una moratoria que somos los primeros en entender que es ilegal, puesto que les reconoce unos derechos adquiridos en fraude de ley, pero también entendemos que esa moratoria ha de ser combatida desde los tribunales de justicia cuando llegue el momento.

De todo esto, el RDL y los reglamentos que a partir de el puedan desarrollarse, nos deja encima de la mesa una potente herramienta de trabajo de la que muchos no son conscientes.

La posibilidad de regular la prestación de servicio en suelo urbano, y la posibilidad de establecer una verdadera diferencia entre sectores, porque esa (no/diferenciación), es la que hace relevante la proporción entre VTC’s y Taxis, una proporción que sería intrascendente, si se dedicasen a hacer su trabajo.

Con la invasión de nuestro sector, en la prestación de servicio por parte del sector VTC la proporción es determinante, pero si establecemos una clara diferenciación entre sectores, habremos roto la operativa ilegal de las plataformas invasoras y ni las ayudas de la justicia que les reconocen unos derechos a esas autorizaciones, serán suficientes para ellos.

Aparte de esto existen diferentes investigaciones jurídicas en marcha, porque nadie habla de las sociedades que sustentan al nuevo sector VTC, pero es muy posible y probable, que algunas estén operando ilegalmente y también el sector ha de intentar llegar hasta el fondo, de todo este oscuro conflicto y en ello estamos.

Aunque algunos no lo piensen nosotros también somos taxistas y estamos todos los días en la calle. Aunque algunos no lo piensen seguimos trabajando día a día, con nuestros métodos de presión hacia algunas administraciones, como prueba de ello, ahí están las dos reuniones en una semana con el conseller Damiá Calvet en el parlament y con el vicepresident de la Generalitat y Conseller de económia Pere Aragonés, así como con la Dirección General Transports y nuestro equipo jurídico, tratando de establecer una línea de conversación fluida y dónde se establezcan unos acuerdos que para nosotros son líneas rojas y que si no se cumplen, el sector tendrá que responder como hizo en julio/agosto.

LA PRECONTRATACION ES UNA DE ESAS LINEAS ROJAS, veremos qué ocurre y veremos hasta donde tenemos que llegar si fuera el caso, que todo apunta a que no deberá de ser así, ya que la predisposición del conseller de territori está siendo a día de hoy inmejorable por su parte, y deseamos que no se trunque y a última hora el sector tenga que volver a las calles.

Se acabaron las medias tintas y las concentraciones, está asociación si determina que la situación es grave propondrá volver a un paro indefinido hasta que se cumplan nuestros objetivos.

Podemos con ellos y podremos, porque están fuera de la ley, y encontraremos justicia donde sea necesario, sea o no sea en España.

Esta guerra la vamos a ganar…!!!..

Desde los tribunales y desde las calles.

ÉLITE POR Y PARA….!!!…