Es muy curioso el pánico que le tiene la gente a la palabra “piquete”.
Durante toda la semana pasada hubo mucha gente que se apuntaba para realizar servicios mínimos, pero cuando se le explicaba que su función también sería la de informar a nuestros usuarios del porqué de la huelga, la mayoría huía despavorido.
Creo que la labor realizada por los compañeros de Elite durante la jornada de huelga hará cambiar a la gente sobre el significado de la palabra “piquete” y de una vez por todas eliminar la connotación negativa que lleva asociada.
Cuando salíamos por la avenida María Cristina y vi a los compañeros que se quedaban aquí, me entró una sensación de remordimiento pensando en el marrón que tendrían que afrontar a partir de las 6 de la mañana.
Después de toda la noche de viaje, cuando eran más o menos las 8 en la T4, encendí el Zello y pregunté a Marc y José Luis que que tal iba todo, ellos me dejaron en ese momento con la sensación​ de tener una de cal y otra de arena. Se respetaba la huelga por parte de los taxistas, pero los mossos no actuaban como debían contra la forma de trabajar de esa empresa que nos roba en Barcelona y en muchos otros lugares de España.
A medida que pasaban las horas, los informativos daban los primeros datos e informaciones del día, y nos llegaban los vídeos de los servicios sociales y la gran labor de los “piquetes”.
Llevo 17 años en esta profesión, y ésta es la vez que más orgulloso me he sentido de ser taxista. Estaba en Madrid defendiendo nuestro oficio y tenía en Barcelona a las personas más increíbles del sector haciendo el trabajo más difícil de todos, y no es que lo hayan hecho bien, lo hicieron perfecto, no se les puede poner ni un pero y espero que así sea, incluso por parte de los activistas de tecla de muchos foros.
Sólo me falta deciros GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS Y MIL VECES GRACIAS, a todos los que lo hicisteis posible. Quisiera nombrar a las personas que han tenido que organizar todo este berenjenal y que seguro al final del día tendrían un gran dolor de cabeza, pero que tienen un corazón que no les cabe en el cuerpo. Gracias José Luis, Luz, Marc, Cesc, Silvia y todos los que​ participasteis.

Jose Franco Pulido Lic.4048.